La tecnología como aliada lucha anticorrupción

0
119
Por Enrique Muñoz González

Por Enrique Muñoz González

En el pasado torneo electoral, la corrupción volvió a ser tema principal de debate y todo indica que para mayo próximo lo será nuevamente. Será así porque la sociedad en su conjunto ha asumido el tema, reconociendo la importancia que tiene para todos, que los recursos del Estado se inviertan apropiadamente. Por consiguiente, la población espera que no solo se mantenga la intensidad en la lucha anticorrupción, sino que se profundice.

En ese contexto, es importante que conozcamos algunos de los recursos disponibles para hacer más eficiente el combate a la corrupción. Uno de los que tiene mayor ámbito de aplicabilidad es la Tecnología.

La tecnología emerge como un aliado en la obtención de transparencia y rendición de cuentas. En un mundo donde los recursos públicos son vulnerables al mal uso y la manipulación, las herramientas tecnológicas pueden ofrecer instrumentos para obtener soluciones innovadoras a fin de alertar, prevenir, y combatir este flagelo que socava la integridad de las instituciones gubernamentales.

La principal dificultad en identificar y probar actos de corrupción es la falta de visibilidad pública de los procesos, y la trazabilidad en el uso de los fondos públicos desviados hacia manos equivocadas. Aquí es donde la tecnología puede jugar un papel importante al proporcionar sistemas de gestión financiera transparentes y auditables.

Los avances en análisis de datos y minería de textos están revolucionando la detección de prácticas corruptas. Mediante algoritmos sofisticados, es posible identificar patrones sospechosos en grandes volúmenes de datos, como contratos gubernamentales o declaraciones juradas y financieras. Estas herramientas permiten a las autoridades identificar rápidamente anomalías y desviaciones que podrían indicar potenciales actos de corrupción, facilitando así una acción preventiva y rápida.

Otro instrumento es la tecnología blockchain, conocida principalmente por ser el fundamento detrás de las criptomonedas. Esta tecnología tiene un potencial importante en la lucha contra la corrupción por su característica de inmutabilidad y descentralización que la convierte en una herramienta ideal para garantizar la integridad de los registros y evitar la manipulación de datos.

Los registros inalterables y transparentes que proporciona blockchain pueden utilizarse para rastrear cada transacción, desde la financiación de proyectos hasta la distribución de ayudas en los programas sociales, asegurando que los recursos lleguen a su destino previsto sin intermediarios.

Además de prevenir y detectar la corrupción, la tecnología también puede promover la participación ciudadana y la supervisión de las actividades gubernamentales.

Plataformas digitales que permiten a los ciudadanos denunciar actos de corrupción de manera anónima y segura, fomentan una cultura de rendición de cuentas y empoderan a la sociedad civil para que puedan ser guardianes activos contra la corrupción. Del mismo modo, la disponibilidad de datos abiertos, simples y accesibles permite a los ciudadanos monitorear el uso de los fondos públicos y exigir transparencia a las autoridades.

Es creciente el número de naciones que han asumido el uso de las TIC’s para enfrentar el problema.

Estonia utiliza tecnología blockchain para garantizar la transparencia en varios sectores, incluidos los registros de propiedad y las transacciones gubernamentales.

Reino Unido utiliza tecnologías como la minería de datos y el análisis de redes para identificar patrones de comportamiento sospechoso en transacciones financieras y detectar posibles casos de corrupción.

Corea del Sur utiliza sistemas de TI para automatizar procesos gubernamentales y reducir la interacción entre funcionarios y ciudadanos, lo que ha disminuido las oportunidades de corrupción.

Singapur ha implementado sistemas de inteligencia artificial (IA) para analizar grandes cantidades de datos y detectar anomalías que podrían indicar corrupción.

Según el Índice de Percepción de Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional para el 2023, y cuyo informe puede verse completo en: www.transparency.org, Estonia ocupa el puesto 12 a nivel mundial, lo que lo coloca en una posición bastante favorable en comparación con otros países.

El Reino Unido generalmente se considera uno de los países menos corruptos del mundo. En el IPC de 2023, el Reino Unido ocupaba el puesto 20 a nivel mundial. Corea del Sur ha hecho avances significativos en la lucha contra la corrupción en las últimas décadas. Según el IPC de 2023, Corea del Sur ocupaba el puesto 32 a nivel mundial. Singapur es conocido por tener un sistema gubernamental eficiente y relativamente limpio en términos de corrupción. En el IPC de 2023, Singapur ocupaba el puesto 5 a nivel mundial.

Es importante tener claro que la tecnología no es una solución en sí misma. Se requiere un enfoque integral que combine su utilización con reformas institucionales, fortalecimiento del estado de derecho y educación ciudadana. La tecnología puede ser una herramienta poderosa, pero su efectividad depende en última instancia de la voluntad política, el compromiso de las autoridades locales y nacionales, y una sociedad vigilante.

Las TIC’s pueden transformar la forma en que abordamos este desafío global. Por lo que, es importante recalcar, que su éxito dependerá de cómo se implementen y utilicen estas herramientas en el contexto de un marco institucional sólido y un compromiso continuo con la integridad y la transparencia.

El autor es ingeniero electrónico en computadoras.

Santo Domingo, Rep. Dom.

7 de marzo 2024

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí