¿Por qué no lubrico? Estas son las razones (y tienen solución)

0
145
Las diferencias anatómicas y fisiológicas entre los hombres y las mujeres conllevan diferencias en los mecanismos naturales de lubricación. (Fuente externa)

RZ NOTICIAS, REDACCIÓN.- La lubricación es un aspecto fundamental para conseguir una relación sexual placentera, sin embargo, hay veces que por diferentes circunstancias no lubricamos lo suficiente de forma natural, por lo que es necesario el uso de ayuda externa. Como explica a CuídatePlus, Erea Devesa, sexóloga y fundadora de Con Xeito Sexoloxía, “la lubricación es esencial durante las relaciones sexuales porque, además de potenciar el placer, evita molestias como el picor y la irritación”.

Y esto es así, por el roce que implica las relaciones sexuales. De hecho, “la falta de lubricación puede llegar a provocar, además, ardor, sensación de presión, dolor o sangrado leve y frecuencia o urgencia urinaria”, señala la experta. Estos síntomas, señala la sexóloga de Durex, “pueden ser angustiosos y contribuir a la disfunción sexual, la pérdida de intimidad sexual y tener un impacto negativo en la calidad de vida. Al mismo tiempo, al afectar de forma negativa en el placer en las relaciones sexuales y la masturbación, puede influir en una reducción del deseo sexual”.

¿Qué es la lubricación natural?

La buena noticia es que, salvo excepciones y situaciones concretas, tanto los hombres como las mujeres lubrican de forma natural. Como explica Devesa, “ a lubricación natural es la secreción de fluidos lubricantes de origen biológico que se producen de forma natural como respuesta fisiológica a la excitación sexual con el propósito de reducir la fricción y facilitar el deslizamiento durante las relaciones sexuales, la masturbación, el entrenamiento pélvico”.

Esta lubricación natural se produce en cantidades variables cuando una persona está sexualmente inactiva, y es necesaria no sólo para mantener relaciones sexuales sin dolor, sino también “para el funcionamiento fisiológico normal”.

Diferencias entre el hombre y la mujer

Las diferencias anatómicas y fisiológicas entre los hombres y las mujeres conllevan diferencias en los mecanismos naturales de lubricación. La lubricación natural de las mujeres “se compone de sustancias producidas por células y glándulas dentro y alrededor de la vagina bajo la influencia de hormonas, sobre todo estrógenos, producidos principalmente por los ovarios (mucosa cervical, trasudación a través de las paredes vaginales, secreciones vulvares procedentes de las glándulas sebáceas y sudoríparas, y secreción mucosa de las glándulas de Bartolino y sustancias producidas por microorganismos presentes en la vagina)”, informa la sexóloga.

En cambio, en el caso concreto de los hombres, el fluido conocido como líquido o lubricante preseminales “se produce a partir de las glándulas de Cowper o bulbouretrales, con el objetivo de neutralizar la acidez residual en la uretra y proporcionar un medio más favorable para los espermatozoides”.

Así pues, las diferencias radican en “la cantidad, que es más abundante en las mujeres; el propósito biológico, ya que la lubricación en las féminas prepara para la penetración y para facilitar el movimiento durante la práctica sexual”. Por otro lado, en el caso de los hombres, la lubricación “está relacionada con la fertilidad”.

Qué hace que lubriquemos más o menos

La lubricación durante las relaciones sexuales es un proceso complejo en el que influye una combinación de factores “vasculares, neurológicos, hormonales y psicológicos”, así como la “intensidad y la duración de la excitación sexual o algunos hábitos de la vida diaria como la alimentación o el deporte o cuestiones tan importantes como el estado de nuestro suelo pélvico”, señala la sexóloga.

Es cierto que en el caso concreto de las mujeres “esta lubricación está íntimamente ligada a los niveles de estrógeno -que son los encargados de mantener el grosor y la elasticidad de la pared vaginal-, y varía durante los diferentes momentos del ciclo menstrual”. Así, añade, “la lubricación vaginal es mayor en torno a la ovulación, pero suele ser menor el resto de los días del ciclo menstrual”.

Por contra, “la pérdida de estrógenos es una de las causas naturales más comunes de falta de lubricación y de sequedad vaginal, siendo la menopausia natural una de las causas habituales de la disminución de las concentraciones de estrógenos. Esto provoca la pérdida de músculo vaginal, el adelgazamiento de la mucosa vaginal, el aumento del pH vaginal y la reducción de la sensibilidad genital, el flujo sanguíneo y la lubricación”.

En el caso de las mujeres, otro factor que afecta a la lubricación es la maternidad. Así, señala, “las madres que amamantan a sus hijos ven reducida su lubricación natural”.

Aunque este fenómeno es más evidente en el caso de las mujeres, los hombres también experimentan una lubricación natural menor en función de “la salud, los niveles de ansiedad y estrés y algunos medicamentos”, informa.

Otros factores que influyen, en este caso en ambos sexos, están relacionados con determinadas enfermedades o problemas de salud. A modo de ejemplo, los pacientes que padecen o han padecido ciertas patologías, “como cáncer, problemas cardíacos que reducen el flujo sanguíneo, diabetes, cáncer, lesiones nerviosas o problemas psicológicos, suelen verse afectados por una reducción de la lubricación natural”.

Consejos para aumentar la lubricación

Si no lubricamos de forma natural o nos cuesta, ¿Qué podemos hacer para revertir esto sin recurrir a lubricantes? En primer lugar, hay prestar atención a la excitación sexual. Esta “suele aumentar la lubricación vaginal y la erección en los hombres, debido a un aumento en el flujo sanguíneo hacia la zona genital”. Por lo que la propia falta de estimulación adecuada en la práctica sexual puede llevar a una lubricación insuficiente. Según esto, una forma sencilla de aumentar la lubricación natural sería potenciando más la estimulación sexual. El estrés afecta también de forma negativa por lo que eliminar el estrés de nuestro día a día también nos ayudará a mejorar.

Por último, es importante también conocer aquellos medicamentos que pueden afectar a la lubricación y, en la medida de los posible, eliminarlos o sustituirlos por otros. “Algunos medicamentos, como los antibióticos o los antidepresivos, pueden inhibir algunas funciones de la respuesta sexual humana”. El uso de ropa ajustada tampoco ayuda y, en el caso de las mujeres, “el ciclo menstrual influye de forma directa”.

Tener esto en cuenta, nos puede ayudar a mejorar el problema de la falta de lubricación. Si aún así, no conseguimos el objetivo que queremos, la siguiente opción es usar lubricantes. Fuente: Cuídateplus

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí